INICIO‎ > ‎ORGANO SAN JORGE‎ > ‎

ORGANISTAS EN SAN JORGE



Donación del órgano y Organistas en san Jorge



En fecha de 11 de febrero 2.017 ha sido objeto de inauguración solemne el felizmente restaurado organo “Henri Didier”, JOYA patrimonial construido en l.904 en el taller de tal gran maestro, y donado a la parroquia de San Jorge de Santurtzi por don JUAN JOSE de la QUINTANA, insigne benefactor de la parroquia,

cuya familiar, doña Casilda de la Quintana, había regalado, a su vez, la hermosa custodia que presidía celebraciones solemnes en la parroquia, y marcadamente en las procesiones del Corpus Christi y Sagrado Corazón de Jesus,

Don Juan Jose DE LA QUINTANA, afincado en vistoso chalet, con escudo, en el emplazamiento en que, desde el año de l.961 (Corporación presidida por don Hilario Pérez-Rasilla), tiene dedicada la calle (que se comunicaba por una senda con el barrio de la “Txitxarra”), lugar de su residencia hasta que se trasladó a vivir a San Sebastián (aunque venía en señaladas ocasiones, como las de imposición de la Medalla de oro del pueblo a doña Carmen Vildósola y de los Campos, 16 de septiembre de l.945, y en el día de la Patrona, Virgen del Carmen, 16 julio l.948, ocasión de la primera piedra del Monumento en el puerto, así como el día de su inauguración, 27 agosto de l.950), Bella Easo donde falleció en 19 de enero de l.955, solemne funeral el día 20, con representación santurzana, y durante los 10 años sigtes. recordado todos los domingos en la misa mayor, por el parroco don Bonifacio, en san Jorge. A don Juan José de la Quintana se le debe, pues, según reiterado testimonio de nuestros mayores, además del organo:

  • la preciosa imagen de la Inmaculada, traída de un concurso de París, en que obtuvo el 2º premio, con su magnifico “altar privilegiado”, ya desaparecido, so pretexto de la instalación del tubo de calefacción del templo.

  • las campanas de la torre de la iglesia, de magnifico sonido, que no cesó Don Juanito hasta lograrlo, con incesantes ruegos a don Jenaro Oraá, párroco a la sazón, hasta conseguir su beneplácito. Restauradas las campanas en l.986, tras años enmudecidas, aunque nuevamente, en la actualidad, en estado muy flojo,

  • los valiosos ornamentos litúrgicos, en todas sus variedades y colores, utilizados en aquellas misas solemnes (de tres sacerdotes, celebrante, diácono y subdiacono), cada vez menos tras de la reforma introducida por el Concilio Vaticano II, en que se impuso la concelebración eucaristica, y una modalidad de ornamentos más sencillos y acomodados a los tiempos actuales.

  • Las imágenes del altar mayor restaurado, tras de su profanación, en 18 de enero de l.936, inaugurado por nuestro Obispo (de Vitoria) don Mateo Múgica Urrestarazu.

  • ==

PARECE DE JUSTICIA tener, un entrañable recuerdo, además de para tan destacado benefactor de la parroquia, para quienes fueron los artífices, desde sus inicios, los ORGANISTAS, que hicieron posible aquellas solemnes celebraciones y así tenemos:


1º.- Don VITORIANO LARRARTE, eximio organista, de quien se decía que “hacia hablar” al organo, que lo fue desde que la parroquia dispuso del organo hasta su fallecimiento, 14 de diciembre de l.942.== fueron los “años de oro”, décadas inicial y de l.910, l.920, l.930, que abarcó, seguramente, incluso el período final como párroco de don Marcos Ispizua (era desde 1.896) y ya, en l.906, el de don Jenaro de Oraá y Mendía(durante 28 años, hasta su despedida en febrero de l.934), en que el organista, juntamente con DOÑA MARIA ALCORTA, “la profesora”, formaron aquel coro mixto magnifico (ella como directora del de mujeres, y que en sus últimos años le acompañaba Eloisa Villanueva, hija de Mariano Villanueva Urkiola y de Vicenta Aguirre, esposa, después, de don Juan Jose Azcoitia Muesca, madre de ocho hijos, Juanjo, Ignacio, Javier, etc., tan conocidos todos en aquel Santurce), coro misto que llamaba la atención en toda la comarca por su extraordinaria brillantez, acompañados, obviamente, por el excelente organo

Curiosamente, ambos, don Vitoriano Larrarte y doña Maria Alcorta, “la Profesora”, desde 1.895 afincada en Santurce, procedían de AZPEITIA, pero dedicaron los mejores años de su vida al pueblo y parroquia de san Jorge de Santurce, entonces la única de la localidad, con extraordinario celo y esplendor por su parte.


Durante la larga organistía de don VITORIANO aquel magnifico coro cantaba misas de gran categoría, como “la de Eslava” en el dia del CARMEN, incluso en el período de l.931-l.936, pues aunque la procesión marítima no se celebrara ni saliera de la iglesia, ello no significa que en el templo no se celebrasen las ceremonias con toda solemnidad, como así ocurría también el día del Corpus Christi y otras festividades (v.gr. La inmaculada) aunque incluso no fueran laboral o civilmente reconocidas. Todavía al año siguiente, l.943, al del fallecimiento de don Vitoriano se entonó dicha misa “de Eslava”, para la que concurrían, entre las del pueblo, voces del calibre de habituales entusiastas del coro parroquial como Santi Uribasterra, fallecido en l.988 (padre de Santi (+), Begoña (+), Neretxu y Andoni), Santi Arana, de Fontuso, Antonio Arizmendi, entre otros.

Doña Maria Alcorta, que solía guardarse del Sol, en verano, con sombrilla, vivía proximo al Ayuntamiento, inicio de la cuesta de Cabieces, con sus hermanas Feliciana y Dolores, aparte otra religiosa de rigurosa clausura en Valladolid (de la congregación de las “Brigidas”, visitada en alguna ocasión por don Ignacio de Oraá, el farmacéutico) , acostumbraba a honrar al Señor, con los acordes de su piano cuando, en aquellos tiempos, se llevaba el “Viatico”, al son de la campanilla, a algún moribundo. == Fallecida en 7 de diciembre de l.945, cuyo entierro tuvo lugar en la tarde del 8 de diciembre, festividad de la Inmaculada Concepción, a la misma hora en que, según se recordaba, coincidían las solemnes actos (Rosario, Novena, sermón y despedida) celebrados durante las décadas anteriores, y que concluían con una “alegre pastelada” en la sacristía, con que el párroco don Jenaro obsequiaba al brillante coro mixto parroquial, por su entusiasta participación en el novenario y solemnidad de la Purisima.


Si que merece resaltar que, desde tiempos ya de don VITORIANO, organista, siempre, en las fiestas navideñas, en el momento de dar a besar el Niño, al término de la misa mayor, se cantaba el villancico “Al Nacimiento del Hijo de Dios”, Coro a tres voces y zortziko para “solo” de tenor, poesía del presbitero Balbino de Garitaonaindía y música de Ercilla, que se continuó cantando, tras de su fallecimiento, todos los años, ininterrumpidamente, en san Jorge, con su precioso acompañamiento al órgano, hasta los años de l.980, aunque todavía, hoy en día continúe siendo pieza principal en conciertos navideños que interpretan multitud de corales que alegran nuestra tierra: por lo que perfectamente podría recuperarse la costumbre en la misa de la parroquia :

“”MESIAS sarritan agindu zana

Aingeru artian dator guganaGloriya zeruan baquia emen

Cantari aingeruak dagoz belenen

Solista; Belengo portalian negu gogorrian jayo da gure Jesus

Ascachu batian, estalgui barik dago abereartian………..

Aurcho chiquija askandago amak e sautxo lo eyteko

Baña aurchoa beguiyaquin esa tendiyo ama ezin””.-


Ni que decir tiene que también se acompañaba a sus acordes, por los distintos organistas, la MARCHA DE SAN IGNACIO, que se entonaba ya desde la década de los años l.920, en que, posteriormente, destacaban las voces de don Manuel Oraá, Carmentxu Larena y Fortu, la madre de los Licona (que se honraba de su afinidad con el santo), dado que la madre de san Ignacio había nacido en la “Casa torre Likona” de Ondarroa, solida construcción urbana medieval, perteneciente al poderoso linaje de “los Likona”, uno de los pocos edificios que se salvaron en el incendio provocado por el ejercito francés en l.794 (“Bizkaia Euskal kostaldea, 2.008”).

La Marcha, pues, se continuó cantando los años l.940-50 y hasta los 80, al termino de la misa mayor, PARROQUIA DE SAN JORGE, de cada 31 de julio: (hoy en día también se entona, pero sin órgano):

“Inazio gure patroi aundia, Jesusen Konpañia,

fundatu eta dezu armatu ez da ez etsairik

jarriko zaizunik iñolaz aurrean gaurko egunean

naiz betor Lucifer deabrua utzirik inpernua……

Iñazio hor dago beti ernia dago armetan jarria dauka Kompañia

txispaz armaturik bandera zabalik gau ta egun guk gustiok

pakea dezagun beti gau eta egun

------------------------

2º.- Fallecido don VITORIANO, se hizo cargo del funcionamiento del órgano, ya desde el mismo diciembre de l.942, su hermano don PEPE LARRARTE, cariñosamente conocido en el pueblo como “don Pepe”, ambos lo habían sido, a su vez, de don JUSTO, sacerdote y excelente cantor, fallecido el primero de los hermanos. Y a los tres, por sus indudables méritos, está dedicada, en tributo de agradecimiento, desde l.961, por la Corporación municipal, también, presidida por D. Hilario Perez- Rasilla Hierro, la calle de “Hermanos Larrarte”, de nuestro pueblo de Santurtzi.

DON PEPE atendía con asiduidad, aparte la formación de coro de tiples, sus funciones como organista, que requerían de una dedicación constante, podíamos decir, ya que

a la “misa mayor” de TODOS los domingos y fiestas de guardar – en lenguaje de entonces - del año ( a las 10,00 de la mañana), que se iniciaba, los domingos, por el “Asperges me…” – en tiempo pascual “Vidi aquam…”-, en que normalmente se cantaba “la de Angelis”, con la concurrencia de las chicas del Colegio de las Hijas de la Cruz, que ponían una nota muy simpática, se añadían las funciones de la tarde –Rosario y Novenas- de los propios domingos y fiestas (primero, a las cuatro de la tarde, y ya desde setiembre de l.944, a las siete o siete y media, incluso ocho, en primavera y verano), así como las “Horas Santas” de la tarde de TODOS los jueves del año, actos todos con exposición mayor ( es decir, con la custodia), Pange Lingua y bendición.


De la misa “de Angelis” todavía, tímidamente, se canta alguna parte (“para no alargar”) en señaladas fechas, Semana Santa, y ciertamente, a las nuevas generaciones, les encanta. Pues bien, entonces, como la cosa más natural, y sin darnos cuenta, tal vez, de toda su belleza y merito, se cantaba todos los domingos.Novenas se hacían en aquellos tiempos de don Pepe, década de l.940, en las funciones de la tarde, a la Virgen Milagrosa, del 3 a 11 de febrero (pues en noviembre hubiera sido demasiado próxima a la de la Inmaculada, lo que se trató de evitar), a san Jose, 11 a 19 de marzo, aparte el ejercicio de “los siete domingos”

MES DE MAYO, todos los días solemne “ejercicio de las flores”, y cada día de los 31 del mes -como gustaba de recordar Javier Eizaguirre (hijo de los recordados Andrés y Pascuala)-, se cantaba un “motete” distinto, por excelentes voces de hijos del pueblo, centrándose la devoción en el altar de la Inmaculada, finamente adornada por las chicas jovenes, “Hijas de María”; == de entre los “motetes”, descollamos el que acostumbraba a cantar, el ultimo día, Celsín, preciosa voz de tenor, hijo del popular Celso, suegro éste de Hilario Perez Rasilla ; al igual que Demetrio Eguía (que acompañaba con el chistu al Ayuntamiento cuando acudía en Corporación a las funciones parroquiales)


“ “No me olvides Dulce Madre, de este mundo en el erial,

que a mi lado astuta vega la serpiente primordial, ==

No me olvides si entre fiestas libo el néctar del amor,

no me olvides si entre llanos sufro el yugo del dolor””==


MES DE JUNIO, dedicado al Sagrado Corazón de Jesus, TODOS los días, en San Jorge, exposición mayor y, normalmente, dentro del mismo mes (pues en ocasiones se iniciaba en mayo), la solemne novena. Coincidente –a las 9 de la mañana con el octavario del Corpus Chrisiti, hasta 1.955-, que comenzaba el mismo día del Corpus y concluía en la festividad del Corazón de Jesus, Viernes posterior a dicha octava, seguido de la grandiosa procesión a Mamariga, todo el recorrido finamente engalanado, convertido en un vergel (iniciada en l.919 y que perduró hasta l.968, cincuenta años), a las ocho de la tarde, y que concluía con la bendición al pueblo desde el balcón del Ayuntamiento, donde incluso en alguna ocasión dedicó una palabras el predicador que lo había sido durante el novenario (Casimiro Bilbao, capuchino, años de l.944-45).


Mención especial merece la novena de la Virgen del Carmen, Patrona, entre 7 u 8 de julio y 16, en que intervenía solemnemente, todo los días, el coro mixto parroquial (“Memorare”, “oh Santisima, o Piisima, dulcis Virgo María…, entre otros) a los acordes del órgano, lo mismo que en la misa mayor de la festividad y en las solemne Salve, salvo en contadas ocasiones, la “de Goberna”, tan del agrado de los santurzanos, que se cantaba la víspera, día 15, y tras de la procesión marítima, el mismo día 16.==(esta peculiar “Salve” la hemos podido disfrutar también, desde el año 2.013 en Mamariga, fiesta de la Virgen del Mar, mientras ha estado como sacerdote Oscar, director del coro de la catedral de Bilbao, coro que traía también para engrosar el nuestro, “Lagun Zaharrak”, y así conjuntar más de 60 voces, con lo que resultaba grandioso).


Tras del parentesis del verano y del novenario a la Virgen del Mar, en la entonces (década de l.940-50 hasta el 1956) Ermita o capilla de Mamariga, que tenía su propia organista, al “armonium”, doña Ventura Abaroa, esposa de don Pedro Arana, con sus hijas Mertxe y Mari Bel, y acompañada por las estimables voces de Miren y Karmele Riviere Rekakoetxea, que entonaban “la misa de Pio X”, destacando también por su colaboración y entusiasmo la preciosa voz de Loli Isla, de Arana (esposa de Santi Arana, madre de Santi y de Maite, fallecida a sus casi 106 años en febrero de 2.015), que gustaba de entonar “María Mater Gratiae…”, que ahora canta el “Lagun zaharrak”.El mes de octubre también requería particular atención en san Jorge, pues, como Mes del Rosario, también TODOS los días exposición mayor, fiesta del Pilar, Y novenario de Cristo Rey, entonces celebrado el ultimo domingo de octubre, con misa también solemne, e imposición de insignias a la juventud de Acción Católica, por la tarde.


En el mes de NOVIEMBRE, aparte las vísperas solemnes, en la tarde del día 1º y conmemoración de los fieles Difuntos (tres misas celebraba cada sacerdote, desde las 6,00 de la mañana), seguido del novenario “de Animas”, destacaba, a partir del día 30, la solemnísima Novena de la Inmaculada, en que el coro mixto parroquial se esmeraba, sacaba a lucír sus mejores galas, lo mismo que en la misa mayor de la festividad del día 8== es de reseñar que la novena se celebraba ya, pese a las típicas heladas de diciembre, en la habitual misa de las seis y media de la mañana, y ciertamente no faltaban cantoras, hermosas voces como las de Carmen Zarragoitia, Carmen Uriona y otras “Hijas de María”, al órgano, claro, a esas tempranas horas, Miren Roji.

y para coronar el año, también solemne “misa de Gallo”, a las doce de la noche del 24 y entre 25 de diciembre, Natividad (también tres misas cada sacerdote) y 1º de enero tenía lugar el “Octavario al Niño Jesus”, sin olvidar el solemne “Te Deum” en la tarde del 31 de diciembre y consiguiente vigilia de Fin de Año de la Adoración Nocturna, que comenzaba a las once de la noche, repetición de las 12 campanadas, desde el coro, por Andrés Gutiérrez (esposo de Pascuala Eizaguirre), interim adoradores “cuerpo a tierra” y conclusíon con la misa solemne, ya de Año Nuevo, 12 y cuarto, abierta al pueblo, y con animada concurrencia, Y consiguiente beso al Niño, en que, una vez más, entusiásticamente, se entonaba el “Mesias sarritan agindu zana…” antes referido.


Como se ve, grande era la exigencia y dedicación que se pedía al ORGANISTA y que el bueno de “don Pepe” trató de cumplir rigurosamente, si bien cuando las ocasiones lo requerían, funerales “de primerísima” (en que se cantaba el de Perossi) y misas mayores particularmente solemnes, en las grandes festividades, no le faltaba el auxilio del organista de san Juan de Dios, que “dominaba” con más soltura –diríamos- las artes del órgano, incluso también, en algunas ocasiones, del joven Según Matute, a que luego nos referimos. Y por supuesto, contó también con la ayuda de don MIGUEL SANCHO URRUTIA, sacerdote recién ordenado –condiscípulo de don Luis María Larrea, obispo de Bilbao, 1.979-1995- que llegó, como su primer destino, a Santurce en setiembre de l.943, de su pueblo natal Elantxobe, y que, en la mejor demostración de su dominio del organo, llegó a suplir muy eficazmente a don Guillermo –a que nos referiremos-, consecuencia de percance sufrido por éste accidentalmente, en la parroquia, meses después de ser nombrado organista (primera Semana santa, en nuestro pueblo).


Por ello, y porque el clero parroquial y Ayuntamiento, aun comprendiendo y agradeciendo la excelente disposición de “don Pepe”, entendieron iba siendo necesario disponer de una organista un poco más al estilo del siempre entonces recordado don VITORIAÑO, en el año de l.946 se solicitó del Obispado (aun de Vitoria, diocesis a la que todavía pertenecíamos), el nombramiento de un organista más profesional, o “de campanillas”, podíamos decir.

-----------------------------------------

3º.- Y así fue nombrado don GUILLERMO DE ELORDI EGAÑA, sacerdote baracaldés, joven aun, de 43 años, que venía tras seis años de estancia, ejerciendo su ministerio, en el Cerro del Andévalo (Huelva), al que había sido “mandado” en l.939, tras los avatares de la recién concluída Guerra civil e injusticias consiguientes con el clero vasco (casualmente, clero tan encomiado por el Cardenal Segura, de Sevilla). Y un año, desde l.945, en el pueblito alaves de Salinillas de Guadarón.=su nombramiento abarcaba el de capellán del Colegio de las Hijas de la Cruz, muy próximo a la parroquia de san Jorge, y en cuya coqueta capilla, que perfectamente se conserva, celebró siempre, a lo largo de LOS 27 AÑOS y pico, INCLUSO HASTA EL DÍA DE SU FALLECIMIENTO, la misa de las 7 y media de la mañana.

Merece reseñar su gesto con sus antiguos feligreses de Cerro del Andevalo cuando, en el verano de l.947, en que llevaba ya un año en Santurce, se procuró larga travesía en barco, frente a las costas cantábrica, gallega y portuguesa, con el marino santurzano Enrique Robertson, para visitarles en tierras de Huelva, recordando sus seis años de pastor de almas en aquellas latitudes.

Precisamente al año siguiente de la llegada de don Guillermo (setiembre de l.946), era canonizada la fundadora Elizabeth Bigier Des Ages, fijándose su fiesta en 26 de agosto, completándose así la del fundador de la Congregación, san Andrés Huberto Fournet, que lo había sido en 4 de junio de l.933, su fiesta en 13 de mayo.


CIERTAMENTE, con su llegada se notó nuevo esplendor en el órgano parroquial y el coro reinició sus esfuerzos en pro de solemnizar las funciones parroquiales, según se puso de manifiesto ya en la próxima novena y solemnidad de la Inmaculada Concepción del mismo año de 1.946, en que el coro de tiples del Patronato de Santa Eulalia reforzó y posibilitó se cantara la “primera pontifical de Perossi”, con extraordinaria brillantez, y que hizo recordar tiempos pasados == esta MISA se solía reservar, aparte siempre en la solemnidad de la Inmaculada, en algunos años, para las de Reyes (Epifanía del Señor), Pascua de Resurrección, Ascensión, Corpus Christi, San Ignacio.


Con idéntica fidelidad, cumplió magníficamente su función don Guillermo, en todas absolutamente las numerosas circunstancias y funciones parroquiales a que antes nos hemos referido, y que se continuaban en lo que aun faltaba de las décadas de los años 40 y en la de 1950, incluso 60 del pasado siglo, cuidando, por supuesto, de contar con el concurso del coro de hombres (Miguel Muñoz Durana, Jose Miguel Basterrechea y Andoni Bilbao, como “puntales”, don Ignacio Amann, incluso el sacerdote don Jose Velez de Mendizábal, barítono magnifico y bondadosísima persona) en cuantas solemnidades litúrgicas ocurren en el año, y así en ocasiones, cuando se juntaban “elementos” suficientes, se entonaba, en la misa mayor, la “Hoc est Corpus meum”, a tres voces de hombre, de Perossi (que todavía nuestro “Lagun Zaharrak” la viene cantando, con sumo gusto, todos los años, el sábado anterior a Navidad), que hace concluir con la preciosa plegaria de tenor

“Mariá Mater Gratiae, Mater Misericordiae…,

et nos ab hoste protege et mortis hora suscipe…”,

Y que todavía prorrogan, al tratarse de memorial por los difuntos del año y simpatizantes de la coral, con el famoso

“Libera me Domine de morte aeterna in die illa tremenda,

quando caeli movendi…, dum veneris iudicare saeculum per ignem…”

de Perossi, atronador, y que mereció, el ultimo 17 diciembre 2016, con los acordes ya del órgano restaurado, encendidos aplausos .


Y retomando los tiempos de don Guillermo, organista, decíamos que, de contar con menor numero de cantores, se contentaba con la misa de “Te Deum laudamos”, del mismo autor, esta a dos voces de hombre, pero ambas muy armoniosas.== el coro de mujeres, (Juanita Aguirre, ”Ostende” las hermanas Mari y Carmen Castaños, Tere Otamendi, Maria Piedad Ruiz, hermanas Mari Asun y Conchita Elejoste, Matxalen y Pili Diez, y otras también stimables ) salvo excepciones, se reservaba para las novenas y festividades del Carmen y de la Inmaculada.==

En la fiesta de SAN JORGE, se cantó a partir de l.950, la muy hermosa de Vicente Goicoechea (también en la primera misa de Pedro Luis Manjón, 2 de julio), Y el dia del Carmen, durante toda la larga organistia de don Guillermo, a partir de l.947, la de “Licinio de Refice” (en el Ofertorio, el hermoso “Tota Pulchra” de Ravanello), en ambas ocasiones, reforzado el coro parroquial, con valiosos “elementos” bilbaínos (subvencionado por el Ayuntamiento, como fiestas del pueblo).===

el Ayuntamiento asignaba una gratificación al organista de san Jorge, compromiso contraído desde tiempo atrás, 1913, con don Lino, y que don Guillermo se cuidaba muy bien de que, paulatinamente, no se olvidara incrementarlo.


También cooperaba el “Orfeón Santurzano”, 40 voces, salido principalmente del Patronato santa Eulalia, dirigido por Según Matute (“una gloria santurzana”, al decir del párroco don Boni, tras uno de sus tan agradables conciertos de piano en el “Centro Católico”), con ocasión, en domingos ordinarios en que ocurriera la “misa cantada” (o “de salida”, que decimos ahora), de algún cantor o familiar o persona de relieve fallecido durante la semana, en que se cantaba la “de tres voces”, de Perossi, también conocida como “la Internacional”, por muy usual entre todos los orfeones de la zona (aunque, para no alargar, y al tampoco tratarse de especial solemnidad, se solía combinar con la “de Angelis”, el Gloria y Credo)


El concurso de los tiples destacaba también en el precioso “Miserere” de Gorriti, que se cantaba desde tiempos de don VITORIANO, en el atardecer del Viernes Santo, después de la procesión (que, dicho sea de paso, discurría, a las cinco de la tarde, hasta Mamariga, “barrio de los tanques” y consiguiente bajada a las Viñas, hasta regresar a la parroquia) si bien, sin que se conozcan las razones, dicho coro de tiples empezó a fallar desde l.952, siendo sustituído, ya desde l.954, por el de mujeres, en la primera pontifical de Perosi, y limitándose los tiples al cantico en los altares, en las procesiones.


En las solemnidades del pueblo, san Jorge y Virgen del Carmen, y en los funerales en que se cantaba “el de Perosi”, no faltaba el concurso, como director del coro, de don IGNACIO ARECHAVALETA, organista de Santa María de Sestao y director de su magnifico coro –como todo lo de Sestao-, que con su habitual destreza, llevaba ambos conjuntos. En San Jorge armonizaba incluso desde tiempos en que las mujeres, dirigidas por MIREN ROJI ASTORQUIA (cien (100) años el 1º de marzo cte., en que ha sido alegremente agasajada, ella y toda la comunidad religiosa, por representación del pueblo, Alcaldesa Aintzane al frente, en su residencia de Siervas de Jesus, Deusto) cantaban abajo, entre los dos columnas, lado derecho mirando al altar, y más comodamente cuando se las permitió, aunque con un banco por medio, acceder arriba, al coro, formando así un conjunto mas armonioso.== En alguna ocasión también don Ignacio se puso al órgano, sustituyendo a don Guillermo (bodas de oro de la Adoración Nocturna, 23 julio l.960), en que aprovechó los diversos recesos de la vigilia para obsequiarnos con variadísimo recital de “aurreskus”, preciosos acordes..


Ha de repararse en que, efecto del cambio litúrgico en vigor desde l.956, en que ya se dió comienzo a la celebración de misas en las horas de la tarde, en un principio en la Semana Santa, pero ya dos años después (Navidad de l.958), permanentemente todos los domingos y festivos, en san Jorge a las seis y media. Lo que perduró durante casi medio siglo, funerales también vespertinos, desapareciendo los de la mañana, ello tuvo su inevitable incidencia en las antiguas costumbres devocionales a que, con detalle, nos hemos referido como patrimonio de nuestra parroquia desde comienzos del siglo XX. Y más aún cuando la novedad litúrgica se hizo extensiva a la misas vespertinas de las vísperas de domingos y festivos, como valedera para el precepto, en san Jorge, desde mayo de l.966, una vez concluido el Concilio Ecuménico Vaticano II, que introdujo, a su vez, las lenguas vernáculas, superándose el latín como forma única de la celebración eucarística. Recuérdese la misa ”en euskera”, con su finísima cadencia en sus cantos “Gure aita”, etc., introducida ya en San Jorge los sábados y vísperas desde avanzada la década de l.970 –se procuraba sacerdote celebrante que dominara el euskera-, y que precedía a la ordinaria, de las 19,30, todo lo cual propició pasaran a lugar secundario tales funciones devocionales, tan nuestras, pero de la época preconciliar.


Hemos dicho que don Guillermo vino a Santurce siendo un sacerdote joven, por ello, aparte el gesto reseñado con sus antiguos feligreses de la zona de Huelva, gustaba de disfrutar en cosas tan elementales como tomar el baño tras de celebrar misa temprana, en el cristalino agua del Rompeolas (cuando todavía no había o era escaso el publico, por discreción), gustaba también de jugar a la pelota, los domingos, tras de la misma mayor, en el pequeño frontón de san Juan de Dios (normalmente con Juan Jose Hernandez, ingeniero Director de la General Electrica), acostumbraba también a salir a pescar en las tardes de verano, con su amigo sacerdote don Angel Uzkanga, bilbaíno, profesor del “Solatium Alma Mater” (yo mismo fui con ellos muchas veces en el botecito a remo). También iba a presenciar los partidos del Athletic desde casa de unos amigos, una de las viviendas altas muy próxima al estadio San Mamés, conducía su lambretta hasta Castro-urdiales, Y por supuesto, en el Centro Católico (Avda. de Murrieta, 24-1º, junto al cine “X”), lugar de amigable reunión de todos los santurzanos de la epoca, don Guillermo disfrutaba como pasatiempo del ingenioso juego del ajedrez, con su amigo don Antonio Uribe Echebarría, a quien, dicho sea de paso, se debio la construcción del afamado restaurante “Kai-alde” y su estupendo y añorado frontón, que tantas alegrías dio al pueblo durante veinte años (inaugurado en fiestas del Carmen de l.946 y hasta l.966), frontón cuyo bar fue regentado por Valen Mendizábal. (Txoba), ayudado por su mujer Juanita Furundarena.


Y para que nada faltase, fallecido don Nemesio Honraeta Aguirre, Marzo de 1.953, (popularmente conocido como “Don Faustino”, nacido en Santurce-Ortuella en l.876, fidelísimo coadjutor primero en la parroquia de san JORGE desde l.910), Don Guillermo le sustituyó en la voz de “Cronista” en el cantico de “la Pasión”, que se entonaba en las funciones solemnes del Domingo de Ramos y del Viernes Santo, junto con las encomiables voces de “Sinagoga”, de que hacía gala don Jenaro Gurruchaga (antiguo tenor beneficiado en Santiago de Compostela, tío de Maritxu (+), esposa de Carlos Montejo (+), y la de “Cristo” que corría a cargo del mentado don Jose Velez de Mendizábal, selectas las tres.


Dicho esto, recordar su triste fallecimiento, de don Guillermo, en la mañana del 24 de diciembre de l.973, a cuyo término de su misa diaria fue preguntado por sor Izaskun si celebraría la “misa del gallo”, contestándole que “no se encontraba muy bien”, y efectivamente, a las once le sobrevino el colapso. Su oficio de despedida, el día de la Natividad del Señor, a quien siempre fue fiel, a las 13,00 horas, y su solemne misa funeral, oficiado por el sr. Obispo don Antonio Añoveros, y sacerdotes concelebrantes en la tarde del 26 de diciembre.== Su recuerdo, imborrable 

 4º.- Nos falta glosar la figura de SEGÚN MATUTE, que le siguió en sus funciones de organista, cuando iban ya cambiando los tiempos, siendo parroco don Luis Pinedo Murga (lo era desde l.970, tras la muerte temprana de don Jose Maria Iruretagoyena). Ya más recordado, SEGÚN, en la actualidad, que ejerció también con toda fidelidad y rigor como organista (muy exigente con sus cantores y orfeón, como ellos mismos lo han aseverado muchas veces), con normalidad en la misa de una de la tarde, los domingos y fiestas, acompañado en multitud de ocasiones por las preciosas voces de Carmen Uriona y Juanjo Urrutia (“Sasu”), ambos fidelísimos, aunque, sin duda, como organista, con menos obligaciones parroquiales y devocionales que las de tiempos de don Guillermo, don Pepe y don Vitoriano.


Ha de mentarse también las intervenciones al órgano de San Jorge de SOR PILAR, Hija de la Caridad de san Vicente de Paul, permanente al “armonium” del Patronato Santa Eulalia. Hace todavía pocos años, solemnizó el Novenario completo del Carmen, a mediodía y por la tarde y algunos funerales. Que también será Centenaria en 12 de Octubre. Objeto de sincero homenaje popular, en la misma capilla del Patronato, a iniciativa de sus antiguos alumnos, con intervención del “Lagun Zaharrak”, tanto al cumplirse los 60 años como los 70 desde su llegada a Santurtzi (3 de junio de l.941), y destacadamente, en el dia del Carmen de 2.012, ya oficialmente, con la presencia del sr. Obispo Don Mario Iceta y Alcalde, Ricardo Ituarte Azpiazu y Corporación municipal). También ORGANISTA como la nombrada Miren Roji, Juanita Mendizábal, y particularmente don SANTOS GIL, el cura que, aun desde tiempos (l.988) todavía de Según Matute, pero sobre todo, tras de su fallecimiento, ha actuado con más frecuencia en eucaristías y funerales, en san Jorge, tratando de suplir, con la encomiable mejor voluntad y constancia, la falta de organista oficial.

 -------------------------------------------


El ultimo párroco de san Jorge que convivió con SEGÚN Matute fue Iñaki Maguregui, setiembre de l.99l- SETIEMBRE DE 1.996, en que, precisamente se despidió, por cambio de destino sacerdotal, y cuyo día 22 ocurrió, también inesperadamente, el fallecimiento de Según, por lo que, con el cambio en el rectorado de la parroquia, y tras la desaparición del organista, los esfuerzos de don Iñaki Maguregui pro reparación del órgano, que siempre ha asegurado haberlo tenido ya perfectamente previsto, quedaron malogrados, y han tenido que pasar veinte (20) años más hasta conseguir,


Con un elevado desembolso, próximo a los 100.000,- euros, y por la iniciativa, entusiasmo y empuje puesto, incansablemente durante dos años, por la Coral “Lagun zaharrak” (de modo muy especial por su “ públic relationes”, Andoni), la ansiada reparación Y RESTAURACIÓN DEL ORGANO “HENRI DIDIER” DE SAN JORGE, por el organero ALEJANDRO TURANZAS (son sus palabras: “fue un trabajo de chinos, hubo que hacer injertos, los fuelles estaban rajados y la tubería sonaba un 30%”), cuya solemne ceremonia, presidida por el sr. Obispo don Mario Iceta y con la asistencia de todo el clero de Santurtzi, autoridades (con el beneplácito, la restauración, de todos los grupos politicos municipales, detalle expresamente agradecido), empresas del puerto, vecinos e instituciones, como el propio Obispado, feligreses, tuvo lugar a las 12,00 horas, en hermosa función litúrgica, el sábado día 11 de febrero, día de la Virgen de Lourdes, aun cuando la despedida de la ceremonia lo fuera cantando el pueblo cristiano asistente “Gure Aita” e himno a la Virgen patrona, .del Carmen.

----------------------------------------------

5º.- No podemos omitir, cerrando la serie de organistas, al que, con tal finura, ha acudido durante 4 años, desde 2.013, a la parroquia de la Virgen del Mar de Mamariga, en su fiesta, mientras ha sido párroco Oscar, a la misa solemne que siempre ha cantado el grupo Lagun Zaharrak, y salve de Goberna, por la tarde,

y que ha inaugurado, extraoficialmente, los días 5 de noviembre de 2.016, con ocasión del cierre de los tradicionales (desde l.980, que se dice pronto) conciertos corales, entonando el grupo Lagun zaharrak el “Gernika” de Pablo Sorozabal, así como el 17 de diciembre sigte., en la anual misa memorial por los socios, familiares y simpatizantes difuntos, a las 13,00 horas, como también, ya oficialmente, en este 11 de febrero, PEDRO GUALLAR OTAZUA,

Profesor de órgano, piano y armonía en el Conservatorio “Juan Crisostomo de Arriaga”, de Bilbao, desde l.981. Además de la labor docente, ha desempeñado cargos de dirección en dicho Centro.=== en el Conservatorio de san Sebastián se tituló en piano, órgano y composición, recibió clases de Esteban Elizondo, Montserrat Torrent y Francisco Escudero, entre otros.==== Concertista de órgano, actúa como solista, con diferentes instrumentistas y como acompañante de coros. ==== Forma parte de la Comisión Diocesana de Organería de Bizkaia, dedicada a la catalogación y mantenimiento de los organos de la provincia. == Organista litúrgico, acompaña habitualmente en las celebraciones de la parroquia de la Santísima Trinidad de Algorta y Las Merccdes de Las Arenas.== Ha grabado CDS en el órgano “Pellerin et Uys” de la Catedral de Bilbao y en el órgano “Stolz-Fréres” de Bergara.== como Compositor, ha escrito obras para órgano y para coro, habiendo recibido premios por algunas de sus composiciones corales


Nos ha parecido de justicia recordar las figuras de los artistas que, hicieron posible oír los acordes del magnifico órgano, haciendo las delicias de los fieles santurzanos, así a lo largo del siglo XX, como ultimamente, contribuyendo a dar sentido y vida los actos litúrgicos parroquiales, ya que, según muy bien dijo el sr. Obispo en la ceremonia inaugural del 11 de febrero, el órgano no acompaña “en” la misa, sino que su melodía es o forma parte consustancial de la propia celebración eucarística, como medio de dar gloria y alabanza al Señor.

Consideración final.-


Felizmente conseguida ya la restauración del órgano, sería de desear, aun comprendiendo la dificultad que ello entraña, que su puesta en funcionamiento, para alabanza al Señor, en primer lugar, y disfrute y armonía de los feligreses, no se limite a días tan señalados, fiestas del pueblo (san Jorge y Virgen del Carmen), y con motivo de actos que anualmente organiza la agrupación “Lagun zaharrak”, y algún otro concierto específìcamente de órgano, TODO LO CUAL ESTÁ MUY BIEN, sino que TAMBIÉN, y aunque no pueda ser tanto como en las épocas de los siempre recordados don Vitoriano y don Guillermo, en que era como “el pan nuestro de cada día”, sí que, a lo menos, solemnice con su preciosa armonía, de vez en cuando, Eucaristías dominicales de la una de la tarde y vespertinas de los sábados a las 20,00 horas, así como funerales.

¿Para qué, si no, coste tan extraordinario como el que ha supuesto restaurarlo?


Santurtzi, a veinte (20) de marzo de dos mil diecisiete (2.017)

BIHOTZ BIHOTZEZ

Jesus Diez y Saenz de la Fuente